Las Bicicletas de Gasolina: El nuevo peligro

Bicis de gasolina, otro lío para la movilidad y calidad del aire en Bogotá

"Las bicicletas de gasolina.Consumen combustible. Hacen más ruido que un camión. Contaminan más que un carro. Y no sirven para hacer ejercicio"

Artículo tomado de: El Tiempo: biclicetas de gasolina otro lío.  

Esos vehículos no están permitidos en la ciudad porque tienen los motores que más contaminan.

El aterrador traqueteo de los bicimotores o también conocidos como “bicicletas envenenadas”, que se puede escuchar a varios metros de distancia, es cada vez más frecuente en muchos barrios de Bogotá. Estos vehículos, que son una mezcla de ciclas y motos, viven un auge inusitado. Se los ve pasar raudos en las vías, al lado de autos, camiones y buses; en las ciclorrutas y andenes, al lado de ciclistas y peatones, y los domingos transitan por las ciclovías.

Los bicimotores, como también se los conoce, están dotadas de un pequeño motor –algunos los asimilan a los de una guadañadora porque operan con el mismo principio–, un tanque y un exhosto. Todo eso va ‘ensamblado en el marco de una bicicleta o de lo que en algún momento lo fue. Claro que en algunos casos, la barra ha terminado convertida en el depósito de combustible.

Este es el último fenómeno en movilidad que se ha venido tomando las vías de una ciudad que desde hace más de una década apostó por descontaminar el aire, con acciones contra las fuentes móviles (vehículos) y fijas (industrias), y que llama la atención de algunos expertos, porque dichos motores (de dos tiempos) son más contaminantes que el de cualquier motocicleta, no solo por las emisiones sino por el estruendoso ruido que generan.

En la ciudad se consiguen con motores de 48 y 80 cm³ que podrían desarrollar velocidades hasta de 80 km/h o más. Incluso, si la persona tiene una bicicleta tipo todoterreno le ofrecen el kit y hasta se lo instalan. Y si quiere todo el vehículo de gasolina también se lo venden. Por supuesto, ese trabajo lo hacen en talleres de mecánica que han terminado especializándose en esos equipos.

Ese mercado ha crecido a tal punto que varias plataformas de internet ofrecen el kit o la bicicleta acondicionada, y en redes sociales se consiguen a crédito, con cuotas semanales, o alquiladas. Pero también el incremento de ese parque se explica por los bajos precios. Mientras una bicicleta con motor puede costar cerca de un millón de pesos, una motocicleta vale 5 veces o más.

¿Qué dice la Regulación sobre las bicicletas de gasolina?

Lo más cercano en la regulación es la resolución 160 de 2017 del Ministerio de Transporte, que se refiere a ciclomotor, motociclo o moped, y establece unos límites en cuanto a cilindrada, hasta 50 cm³ (o una potencia nominal no superior a 4 kW si es eléctrico). La norma nacional, además, establece que podrán movilizarse por vías terrestres y cumpliendo unas condiciones muy similares a las de las motocicletas. En la capital, estos motores de combustión interna están prohibidos desde 2010, de acuerdo con el plan decenal de descontaminación del aire. 

También te puede interesar: Una bici con motor de gasolina es una motocicleta. 

 

“¿Usted quiere solo el motor o la bicicleta con el motor? Le puedo ofrecer todo el kit. Si tiene la bicicleta con marco talla L, le puede funcionar, y si es menos es un poco más complicado, pero se le arregla”, le dijo a EL TIEMPO un mecánico de bicicletas que ahora trabaja transformando bicis.

“Si le interesa, le tengo un ciclomotor en 950 (mil pesos), tiene el tanque integrado en el marco, no es el más pequeño, sino el más grande. Y con amortiguación parecida a la de las motos. El motor está recién hecho, le doy 2 meses de garantía. Es de 80 cm³, le llega a 45 o 50 km/h”, agrega otro bicicletero consultado por este diario y quien señaló que sus clientes son trabajadores que deben desplazarse entre 7 y 15 km todos los días para ir al trabajo y domiciliarios, quienes a diario recorren más de 100 km.

“La diferencia con la moto es que el motociclista debe pagar (revisión) técnico-mecánica y Soat, y debe tener pase de moto, lo que lo hace un poquito más complicado. La bicicleta usted la puede registrar en (la Secretaría) Movilidad, si no lo está”, dijo otro mecánico que trabaja con bicicletas adaptadas con motores de gasolina.

bicicleta de gasolina

¿Qué dicen los expertos en relación a las bicicletas de gasolina?

Darío Hidalgo, investigador en movilidad y docente de la Universidad Javeriana, califica como un “desastre” para la seguridad vial y el medioambiente las bicicletas y triciclos motorizados. “El más grave es desde el punto de vista de seguridad. Son altamente peligrosas, porque desarrollan velocidades de 25 y 30 km/h o más, y circulan donde hay vehículos no motorizados a velocidades menores e intersecciones con peatones, y tienen interacción con camiones y buses”.

“Y desde el punto de vista ambiental –insiste–, aunque son motores pequeños, son altamente contaminantes, porque no tienen ningún sistema de control de emisiones y afectan directamente la calidad del aire, además de ser ruidosos”.

El experto llama la atención en que en Bogotá están prohibidas por decreto y que a nivel nacional no existe reglamentación que permita su utilización. “No se pueden matricular y no tienen placa, no se les puede hacer revisión técnico- mecánica y tampoco se les exige Soat”, dice Hidalgo, quien, no obstante, señala que en el uso de las ciclorrutas hay una “zona gris” porque se podrían considerar de pedaleo asistido (como las bicicletas eléctricas, que están autorizadas), aunque “muchos no usan los pedales o los tienen de lujo”.

Vacíos legales de bicicletas de gasolina en otros países. Lee más aquí:

Ómar Oróstegui, director del centro de pensamiento Futuros Urbanos, señala que ese tipo de vehículos tiene motores de gasolina que “no cumplen ninguna reglamentación técnica o protocolos de seguridad”, lo que pone en riesgo al conductor y a otros usuarios de las vías y zonas peatonales.

“Aunque es evidente el riesgo de accidentalidad, las autoridades han guardado silencio y en otros casos argumentan que no es de su competencia la reglamentación y permisos de circulación”. En efecto, en Bogotá los operativos solo se hacen para los bicitaxis, donde también está en auge el uso de motores de dos tiempos.

Hidalgo y Oróstegui coinciden en que la proliferación de bicicletas motorizadas es un fenómeno que se viene dando con el crecimiento de las plataformas de domicilios. “Ante la necesidad de hacer desplazamientos más rápidos, más largos y con menos esfuerzo físico, los domiciliarios están acudiendo a ellos”.

Daniel Villaveces, experto instructor y piloto profesional de Ride Pro, dice que las bicicletas con motores están en la misma categoría de vehículos sin habitáculo, como la bicicleta, la patineta, híbridos y motos, donde el conductor tiene una exposición a lesiones mayores. “Cuando hay mucha congestión, van por la ciclorruta, y son peligrosos para los usuarios de la ciclorruta, porque van a una velocidad mucho mayor, y cuando se bajan a la calzada son vulnerables, porque creen que son una moto. Esa ambigüedad genera un riesgo”, asegura el experto.

Agrega que ese tipo de vehículos necesita reglas de juego. “Hay que entrar a clasificarlas y preguntarse sobre el control de ese fenómeno, que no es exclusivo de Colombia y obedece a la logística de última milla y a los domiciliarios”.

Pero el uso de motores de dos tiempos, o lo que es peor, de motores de motocicletas (de cuatro tiempos) es una fenómeno que también está creciendo en los bicitaxis, los cuales se han expandido por la ciudad (en Kennedy, Bosa, Suba, Usaquén y Ciudad Bolívar), como alternativa de conexión en movilidad, aunque no están homologados por el Ministerio de Transporte.

Según cifras de la Secretaría Distrital de Movilidad, el censo de bicitaxismo en 2019 indicaba que por la ciudad transitaban 4.646 tricimóviles, el 51 por ciento de ellos con tracción de combustión, es decir, con motor de gasolina. Apenas el 3 por ciento eran con pedaleo asistido y otro 6 con motor eléctrico. Estos últimos sí están autorizados (resolución 3256 de 2018 del Mintransporte) para prestar el servicio de transporte de pasajeros.

“La alta demanda por este tipo de motores puede explicar de alguna manera el crecimiento del hurto de motocicletas en la ciudad”, considera Oróstegui, quien cree que parece que nadie se atreve a ponerle freno a ese fenómeno, debido a que “ante los controles e inmovilizaciones de bicitaxis de motor, los conductores y propietarios acuden a las vías de hecho para ejercer presión y seguir ejerciendo la actividad”, con lo que esos vehículos pueden operar sin restricción por toda la ciudad.

GUILLERMO REINOSO
El Tiempo

También te puede interesar:

trancón
¡La Liebre te informa!

¿Sientes que te pasas la vida en un trancón?

Bogotá aparece de primera en el índice Inrix de congestión de carros en el mundo (otra vez). ¿Nos dedicamos a mejorar este indicador, o le seguimos apostando a mejorar los viajes en transporte público, a pie y en bicicleta de la mayoría?

Leer Más >>
bicitaxis
¡La Liebre te informa!

Los Bicitaxis: peligrosos e ilegales

El gobierno colombiano, después de varios meses de entregar subsidios y asumir gastos extraordinarios, busca nuevos recursos para disminuir el acelerado déficit fiscal.

Leer Más >>

También te puede interesar:

Escrito por: GUILLERMO REINOSO El Tiempo


 

2 Comments

  1. Preocupante el tema de las bicimotos, pienso que còmo menciona el articulo deberían marcarles unas reglas de juego bien claras y definidas, obviamente pensando también en estos ciudadanos que deben generar dia a dia el sustentó y en un país con pocas oportunidades laborales està actividad es una salida digna para el bolsillo de muchas personas, sin querer minimizar el peligro que representan para los demás de los actores viales, sumado a la mala leche de algunos "PILOTOS" de estos vehículos que a todas luces carecen de conciencia y un poco o inexistente conocimiento de manejó defencivo. He dicho.
  2. Existe regulación cómo lo dicta el artículo resolución 160 de 2017, dónde esté dice que debe ser 49cc y asistida, además de portar elementos de protección igual que una moto; además decir que alcanzan velocidades de 80km/h es una exageración, un mensaje tanto amarillista, puesto que más adelante habla lo real que es 40 a 45km/h. Pienso que igualmente es un reflejo a la necesidad de un transporte más eficiente porque los tiempos en transporte público, son de muerte, y estás opciones, eléctricas y de baja cilindrada en gasolina son una opción accesible al pueblo trabajador, para no pasar 4 horas en transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.